Servicios de Podología

Somos los primeros podólogos en Barcelona ofreciendo un servicio multidisciplinar, es la garantía de que los tratamientos serán de la máxima eficiencia y garantizaran que daremos solución a cualquier problema corporal con la máxima exigencia. 

Desde una fascitis plantar a cualquier posible patología de cadera o espalda.

Podología Deportiva Barcelona

Podología Deportiva

La Podología Deportiva, estudia y trata las afecciones del pie del deportista, con el fin de aminorar la incidencia de lesiones y mejorar todo su rendimiento deportivo.
Podología Infantil Barcelona

Podología Pediátrica​

Los pies de nuestros más pequeños están expuestos a fuerzas que pueden acabar alterando el normal crecimiento. Nuestro objetivo es corregirlo a tiempo.
Podología Geriátrica en Barcelona

Podología Geriátrica​

Los pies de nuestros mayores llevan muchos kilómetros recorridos, necesitan cuidados permanentes para poder seguir dando equilibrio y evitar lesiones.

Neuromecánica​

¿Quieres mejorar tu rendimiento deportivo? ¿Estas recuperándote de una lesión? ¿Tienes dolor? ¿Sufres de fascitis plantar o espolón de calcáneo?
QuiroPodología en Barcelona

Quiropodología​

Las afectaciones en la piel y uñas tipo duricias, callos, verrugas o uñas incarnatas, pueden ser realmente molestas lesiones que tienen solución.
Plantillas para pies - Podología Barcelona

Plantillas 3D​

Pioneros en la implantación de plantillas personalizadas con tecnología, no sólo de escaneado si no de producción en impresión SLS.

Pies de Riesgo

Los pacientes diabéticos o con problemas vasculares, precisan un control constante de la salud de los pies para evitar complicaciones graves.

Estudios Biomecánicos

Referentes en Barcelona de estudios biomecanicos, analizamos las causas patologicas,
como aumentar el rendimiento y prevenir lesiones.

Baropodometría

Analizando las presiones que inciden en la superficie del pie, podemos predecir lesiones o encontrar la causa que esta generando la patología, tanto en estática y como en dinámica.

Ortopodología

Tratamientos del pie que se realizan de forma no quirúrgica, es decir, con elementos externos que una vez personalizados, compensan posturas, devuelven la función elástica perdida, redistribuyen presiones, etc..

Proloterapia

Son terapias regenerativas para devolver la normalidad en lo posible al tejido dañado. En Barcelona, somos los primeros podólogos en utilizar la Proloterapia como técnica mínimamente invasiva.

Investigación Podológica

Siempre hemos puesto un extraordinario interés en aplicar nuevas tecnologías diagnósticas y terapéuticas, esa evolución es lo que a día de hoy seamos un referente de la podologia en Barcelona.

Preguntas Frecuentes

Resolvemos todas tus dudas

Si bien determinados problemas en la forma de caminar son determinados a edades muy tempranas, debidos a alteraciones en el sistema propioceptivo, hasta la edad de los seis años, el pie irá modificando su postura y acercándose a parámetros más propios de edades adultas.

Debemos recordar que no son adultos en miniatura, son personas que están creciendo y por ello, su pie no tendrá necesariamente la misma posición que podemos esperar de un adulto.

Nosotros recomendamos hacer revisiones a partir de los cuatro años y sobre todo, en casos, donde factores como el sobrepeso, la falta de agilidad, las caídas frecuentes, la introducción a deportes de impacto o la aparición de dolor estén presentes.

En la mayoría de casos, la evolución será buena y como mucho necesitaremos algunos ejercicios de activación muscular, tanto del pie como de la pierna.

Y sólo serán unos determinados casos, en los que esos pies necesitaran la utilización de soportes plantares (plantillas).

Intentamos diferenciar dos tipos de fascitis plantar:

-Fascitis Plantar traumática.
-Fascitis Plantar biomecánica.

La Fascitis Plantar traumática respondería a una tensión brusca de la aponeurosis y el resto de fibras que dan consistencia a la bóveda del pie, por ejemplo en la recepción de un salto donde las fuerzas generadas en la caída son imposibles de gestionar por las fibras y acaban colapsando.

La Fascitis Plantar biomecánica sería debida a microtensiones constantes, que por repetición, acaban produciendo que las fibras colapsen, pasando de fase elástica a fase plástica y finalmente a la fase de ruptura.

La Fascitis Plantar traumática, suele evolucionar favorablemente a los tratamientos sintomáticos. Y aunque al estar en una zona de tensión cada vez que ponemos el pie en el suelo, la recuperación se consigue en un tiempo prudencial.

La Fascitis Plantar biomecánica, aunque puede responder favorablemente a los tratamientos sintomáticos, su mejoría será parcial o temporal.

Esa temporalidad viene dada por no haber tratado la etiología (causas) del problema.

Si el pie genera unos movimientos repetidos en el tiempo, por ejemplo al hacer deportes como padel o running y además en unas posiciones de ese pie poco eficientes. Debemos tener claro que el mismo motivo que hizo que ese pie empiece a dar problemas, si el movimiento persiste la recuperación se convertirá en un calvario. Se deben intentar siempre, un tratamiento multidisciplinar.

Donde el Podólogo, el Fisioterapeuta, el Traumatólogo, los entrenadores etc, debemos trabajar conjuntamente y coetáneos en el tiempo.

Para que todas las disciplinas puedan tratar de forma conjunta las diferentes anomalías que están presentes en esta recurrente lesión del pie.

Los Uñeros cuyo nombre técnico es onicocriptosis, pueden tener diferentes causas.

-Un mal corte de uñas.

-Una mala alineación digital.

-Una forma de pisar inadecuada.

Un mal corte de uñas de los pies debería ser recto, de no hacerlo, generará que al pisar los tejidos de la punta del dedo suban, lo que puede actuar como una pared ante el crecimiento de la uña.

Además al cortarlas, puedo dejar trocitos sin cortar en el lateral, que pueden incrustarse, provocando la misma infección que provocaría cualquier cuerpo extraño que se nos clavase en el pie.

Una mala alineación digital, hace referencia a los pies donde sus dedos no siguen una alineación correcta, es decir, hay unos dedos encima de otros, o ejerciendo presiones con los dedos del pie vecinos. Esa presión mantenida en el tiempo, puede ser suficiente para que la uña se incruste y provoque una herida que también se infectará.

Una forma de pisar inadecuada puede hacer que al despegar el pie del suelo, los dedos, sobre todo el dedo gordo del pie (primer dedo), sufra una rotación. Esa rotación del dedo del pie hará que la presión de la uña, no se realice en toda su superficie, sino en el lateral, teniendo capacidad de penetrar en la piel del dedo y por tanto también generar herida y la posible infección.

Deberíamos entender las plantillas ortopédicas como un vehículo para conseguir un efecto.

Es decir, si lo comparamos con la medicación, las pastillas (comprimidos) son un vehículo con el que podemos marcarnos como objetivo tratar una infección, una inflamación, relajar y un largo etc. Pues bien en el caso de las plantillas ortopédicas debería ser algo similar.

Al aplicar una plantilla en un pie, podremos tener como objetivo modificar la posición de ese pie, equilibrar las presiones aumentando la superficie de contacto, aumentar su propulsión en el antepie o reducir impacto en talón. Por no hablar de intentar equilibrar la cadera, cambiar la rotación de la pierna o trabajar para que la espalda no acabe con escoliosis.

Por tanto podríamos decir como en otras ocasiones que “depende”.
Hay tantas indicaciones para el uso de plantillas ortopédicas como situaciones que queramos compensar, potenciar o tratar.

Puede estar indicadas desde para conseguir que un niño tenga más agilidad y un desarrollo correcto de su pie, en deportistas para aumentar el rendimiento deportivo y reducir lesiones o en personas diabéticas para evitar zonas de máxima presión que pudieran derivar en una úlcera.

Afortunadamente hoy en día podemos decir que sí.

Durante años fue uno de los principales objetivos, poner un tratamiento podológico en forma de plantilla dentro del calzado habitual, sin alterar por tanto el espacio ni el confort entre pie y el zapato.

Después de muchos intentos fallidos, finalmente hemos conseguido gracias a la impresión 3D SLS, poder ofrecer tratamientos para los pies en forma de plantillas que ni hipotecan el espacio del calzado, además su bajo peso que no llega a 10 gramos y su vida media, la cual duplica la de cualquier plantilla actual, sin duda alguna podemos afirmar que ya no es un problema poder utilizar el zapato habitual y al mismo tiempo conseguir llevar el tratamiento podológico adecuado.